Regresa

Roma Clásica

Civitatours les hará visitar Roma con su inolvidable tour y con el paseo con nuestro guía será un día memorable.

No podía creer que finalmente iba a vivir las vacaciones de mis sueños con Mark en Roma Italia. Reservamos una parada en Roma desde Civitavecchia para una excursión de un día; el tour Roma Clásica con Civitatours. Había muchos paquetes turísticos de Roma para elegir, pero nos gustó el tour de Roma en un día. Cuando llegamos a Civitavecchia, uno de los puertos más importantes del Mediterráneo, nos anunciaron que nuestro autobús nos esperaba en el terminal.

Después de 5 minutos de viaje en el autobús gratuito hacia el terminal , pudimos ver las inscripciones de Civitatours y a nuestro guía bilingüe saludando con la mano. Yo estaba saltando de alegría y Mark no podía dejar de reírse de mí, “Buongiorno a tutti” era todo lo que habíamos aprendido a decir, practicamos en casa antes de salir, jajajaja. Nos sentamos en el autobús y escuchamos atentamente a nuestra guía mientras nos explicaba nuestro día, y las mejores cosas que hacer en Roma. Estábamos a solo pocos minutos de la ciudad eterna, donde haríamos también el tour por el Coliseo, tan fascinante.

Me encanta todo de Italia y de los italianos, siempre tan despreocupados y alegres. Un tour a pie por Roma era lo que necesitaba. Después de una hora llegamos, el autobús se detuvo cerca de los Muros Vaticanos, con nuestra cámara y nuestro teléfono móvil en las manos seguimos a nuestra guía mientras nos llevaba a la Plaza de San Pedro, “oh Dios mío, Mark , ¿ves lo que veo yo? la Basílica de San Pedro” era más grande y más bella de lo que había imaginado. Me encantan estos paseos por Roma. El sol brillaba y el tiempo era perfecto, los italianos a nuestro alrededor hablaban y cada palabra que salía de su boca era como música para mis oídos.

Regresamos al autobús para continuar nuestro tour en Roma a lo largo del Tíber, el principal curso de agua de Roma. La Isla Tiberina, la Pirámide Cestia y las Termas de Caracalla eran divinas. Pero lo que iba a venir era mi sueño: el tour del Coliseo de Roma. Comenzamos el increíble tour a pie por Roma en el fondo del mayor anfiteatro jamás construido. Nuestra guía turística fue increíble, nos explicó las cosas con tanta claridad e hizo que nuestro viaje fuera divertido. Mark y yo estábamos tan contentos y complacidos de haber decidido hacer este tour, nuestros compañeros de viaje fueron muy amables e hicieron la caminata aún más agradable. Todos estábamos tomando tantas fotos y selfies, mientras pasábamos por delante de cualquier cosa que dijera Roma.

Desde el Foro Imperial nos dirigimos a la Plaza Venecia, y luego me di cuenta de que Marco se había detenido en medio de la acera, estaba frente a nosotros en toda su gloria el Altar de la Patria, el tour a pie de Roma no podía ser mejor, hasta ahora era el TOP de los tours, pero sí que iba ser aún mejor porque estábamos a punto de ver la fuente barroca más famosa que se haya construido y yo iba a hacer como en una película; pedir un deseo lanzando una moneda en la fuente. Cerramos los ojos y pedimos un deseo, qué maravilloso sonido que hizo la moneda una vez que cayó al agua. Era la hora del almuerzo y no podíamos esperar para ir a sentarnos entre italianos y comer un delicioso plato de pasta con una buena copa de vino.

Absolutamente divino, y para hacerlo aún más perfecto, un café expreso. Como me di la vuelta no vi a Mark, lo que me llamó la atención fue el aplauso de unos chicos italianos que jugaban al fútbol, allí estaba como un niño pequeño que practicaba su deporte favorito y cantaba la canción de la Juventus con ellos. Todo el mundo en nuestro grupo aplaudía mientras él marcaba. Tomé a mi amor de la mano y caminamos libremente hacia el Panteón, la Plaza Navona y la Fuente de los Cuatro Ríos.

Increíble toda la historia y tanta belleza en un día que vamos a atesorar para siempre, pero había llegado a su fin. Mark y yo estuvimos muy satisfechos con la elección de la excursión de un día con Civitatours. Nuestro viaje de vuelta al puerto fue agradable, todos hablamos de nuestro día y agradecimos al guía por todo. De hecho, intercambiamos números con algunos de nuestros amigos del día prometiéndonos volver a vernos. Muchas gracias Roma por todo, un viaje perfecto y un día perfecto.

Francesca Smith & Mark Smith